La crisis económica en el Reino Unido no será tan larga ni tan profunda como la del año 1929, aunque sí será más grave que la registrada en 1979, según un centro de análisis económico británico. Las estimaciones mensuales sobre el PIB británico que realiza el Instituto Nacional de Investigación Económica y Social del Reino Unido (NIESR en sus siglas en inglés) muestran que la economía británica se contrajo un 1,5% desde febrero hasta abril, aunque de este último mes todavía no hay datos oficiales. De confirmarse los pronósticos del NIESR, la economía británica habría dejado de caer en el mes de abril y se mantendría en los mismos niveles que en marzo. La economía británica acumula tres trimestres consecutivos de descensos después de que el PIB se contrajera un 0,6% en el tercer trimestre de 2008, un 1,8% en los últimos tres meses del año -lo que supuso la entrada en recesión del Reino Unido- y un 1,9% durante los tres primeros meses de 2009.