La crisis económica que atraviesa el país ha elevado el número de parados de larga duración en 824.100 personas, hasta los 1,2 millones, lo que supone un incremento del 210% y convierte a España en el líder europeo de paro estructural, según la alerta mensual elaborada por la Asociación de Grandes Empresas de Trabajo Temporal (Agett) y Ceprede. Esto quiere decir que el 68% del paro de larga duración se ha generado durante la crisis y que siete de cada diez desempleados que llevan mucho tiempo sin trabajo lo son desde que comenzó la crisis económica (tercer trimestre del 2007).