La confianza del consumidor subió 9,7 puntos en julio respecto al mes precedente, hasta los 76,1 puntos, como consecuencia de la mejora tanto de la percepción de la situación actual como de las expectativas sobre la economía. El indicador se sitúa así en su nivel más alto desde febrero de 2008, según el Indice que elabora el Instituto de Crédito Oficial (ICO).