El índice GFK alemán, que mide la confianza del consumidor, repuntó para septiembre hasta los 3,7 cuando se esperaba el 3,6. En agosto este índice fue de 3,4.