La Comisión Europea investigará en profundidad el plan de reestructuración del grupo bancario belga-francés Dexia ya que sospecha de las medidas no sean suficientes para garantizar la futura viabilidad de la entidad, según anunció hoy el Ejecutivo comunitario. La Comisión, que ya aprobó el pasado mes de noviembre el plan de salvamento conjunto para dicha entidad bancaria elaborado por Bélgica, Francia y Luxemburgo, investigará ahora si las medidas podrán salvaguardar su continuidad, según anunció hoy la CE. No obstante, la Comisión ha dado luz verde a la aplicación de las medidas -y en especial de las consideradas "urgentes", como es la venta de FSA, la filial estadounidense de Dexia-, mientras dure el proceso de análisis. El plan consistió en una recapitalización de 6.400 millones de euros, y en una garantía de hasta 150.000 millones concedida de forma conjunta por los tres citados países.