La Comisión de Competencia británica (CC), ha lanzado un paquete de medidas para favorecer al comercio minorista frente a las grandes cadenas de supermercados Tesco, Sainsbury, Asda y Morrisons. La decisión se produce después de una investigación de dos años por parte de la Oficina de Comercio Justo (OFT en sus siglas en inglés) sobre un presunto abuso de posición de mercado dominante que ha llevado a sus rivales más pequeños fuera del negocio, según informa el diario 'The Guardian'.