La Comisión Nacional del Mercado de valores ha decidido suspender la cotización de Dogi después de que el consejo de administración de la textil acordara solicitar el concurso de acreedores. La medida se adoptó, según una nota de la compañía especializada en tejidos elásticos, por "la situación financiera de la compañía y a la vista de la imposibilidad de obtener la financiación necesaria para enervar la situación de insolvencia actual".
Dogi añadió en la nota remitida a la CNMV que pese al concurso no se interrumpirá la actividad del grupo y que la dirección trabajará en un plan de viabilidad con el fin de presentar una propuesta anticipada de convenio dentro del concurso voluntario.

La medida sólo afectará a la sociedad española, de manera que las sociedades del grupo en otros países "no se acogerán a procedimientos similares".

Dogi, que estaba inmersa en un proceso de reestructuración para sortear el descenso de las ventas, registró en el primer trimestre pérdidas netas de 6,8 millones de euros, tras anotarse un saldo negativo de 59,2 millones de euros en 2008.

Acerca de Dogi


La empresa textil Dogi, fundada en 1954 por la familia Domènech, presentaba a finales del año pasado unas pérdidas incurridas en el ejercicio de 59,2 millones de euros, unas pérdidas acumuladas pendientes de compensar de 103,2 millones de euros y una deuda total de 83,7 millones.

Frente a estas cifras, el patrimonio neto de Dogi ascendía a 43,9 millones de euros y el capital circulante a un negativo de 4,5 millones de euros.

La multinacional fabricante de tejidos elásticos para los mercados de Moda Íntima, Baño y Deporte posee plantas productivas en España, Alemania, China, Filipinas y Tailandia, así como oficinas comerciales en 11 países de todo el mundo.

Además, la capacidad de fabricación del Grupo Dogi supera los 34 millones de metros anuales de tejido elástico, que se distribuyen bajo sus marcas "Dogi" y "Penn Elastic".