La Comisión Nacional de la Energía señala a Red Eléctrica de España como principal culpable del apagón en Barcelona por el estado de sus infraestructuras. En este sentido, señala que el operador de redes eléctricas falló a la hora de detectar durante las revisiones de mantenimiento el deterioro de algunas instalaciones causantes de los incidentes que dejaron en julio a la capital catalana sin luz durante varios días. Por su parte, REE se defiende diciendo que el incenio se inició en las instalaciones de Endesa y que posteriormente afectó al sistema de redes.