Las cadenas de distribución han reducido a lo largo de este año los precios de los productos de alimentación un 4% de promedio, con un "especial impacto" en los productos frescos, según datos del Observatorio de Precios del Comercio Minorista del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, correspondientes al cuarto trimestre de 2009.