La inflación continuará registrando tasas negativas durante los próximos meses, incluso con "mayores" caídas, ante la debilidad de la demanda nacional, según manifestaron de los servicios técnicos de CEOE.  El Índice de Precios de Consumo (IPC) registró en marzo el primer dato negativo de su historia, al situarse en el -0,1 por ciento en tasa interanual, a pesar de que ese mes los precios subieron el 0,2 por ciento respecto a febrero.  En opinión de la patronal, la caída de los precios debería conllevar que el incremento de los salarios tuviera un tratamiento "excepcional" y "adecuado" a las circunstancias actuales, con la prioridad de mantener la competitividad de las empresas.