La Comisión Europea quiere que la Unión Europea (UE) cuente con un sistema integrado de supervisión financiera ya en 2010 y, con la esperanza de que los Veintisiete respalden los cambios necesarios, va a presentar una serie de iniciativas legislativas en los próximos meses. Como principal novedad, el Ejecutivo comunitario pretende establecer un órgano encargado de vigilar la estabilidad del sistema financiero europeo, que permita detectar antes los riesgos y hacerlos frente con agilidad. Bruselas respalda las propuestas del grupo de expertos encabezado por Jacques de Larosiere para mejorar la supervisión en la UE, pero mientras éstos plantean una transición progresiva hasta la integración en 2012 -desde el modelo actual, en que la supervisión es competencia exclusiva de las autoridades nacionales-, la Comisión pretende que las modificaciones entren en vigor el año próximo.