La Comisión Europea propuso hoy crear un nuevo instrumento financiero dotado con 100 millones de euros cuya función será dar microcréditos a pequeñas empresas y a parados que deseen convertirse en autónomos o poner en marcha un pequeño negocio propio. En la iniciativa participará también el Banco Europeo de Inversiones, lo que podría elevar la inversión total hasta 500 millones. Esto generaría cerca de 45.000 préstamos a lo largo de un periodo de hasta ocho años. En principio, los microcréditos, cuyo importe máximo será de 25.000 euros, se darán al tipo de interés del mercado. No obstante, se podrán aplicar rebajas recurriendo al Fondo Social Europeo, según explicó el comisario de Empleo, Vladimir Spidla.