El pleno del Parlamento Europeo aprobó hoy definitivamente un reglamento sobre servicios aéreos que obligará a las compañías aéreas a incluir todas las tasas aeroportuarias y recargos de carburante en los precios de los billetes de avión con el objetivo de evitar la publicidad engañosa. La norma, que ya ha sido objeto de acuerdo con los Veintisiete, se aplicará a partir de finales de 2008.