La Comisión Europea (CE) ha impuesto multas a las petroleras Cepsa y Repsol por valor de 83,8 y 80,5 millones de euros respectivamente, y ha sancionado también a BP, Nynas y Galp, por pactar el precio de los betunes para asfalto en España. Entre 1991 y 2002, las cinco compañías se repartieron el mercado español de este derivado del petróleo empleado en la construcción de carreteras, según el Ejecutivo comunitario.
Las mayores multas son para las dos compañías españolas Cepsa y Repsol, mientras que la sueca Nynas y la portuguesa Galp deberán pagar 10,6 y 8,6 millones de euros respectivamente. Bruselas ha eximido a la británica BP de la sanción que le correspondería por ser la primera en informarle sobre el cartel. Se reducen las sanciones por cooperar con la investugación Las sanciones a las dos empresas españolas, incrementadas en un 30% por ser líderes del acuerdo, se redujeron finalmente un 40% en el caso de Repsol y un 25% en el caso de Cepsa por su cooperación con Bruselas. La comisaria europea de Competencia, Neelie Kroes, asegura que "es inaceptable que estas compañías hayan engañado a los consumidores, a las autoridades públicas y a los contribuyentes españoles durante casi 12 años". Se investiga desde 2002 La investigación de la CE comenzó en 2002 con inspecciones por sorpresa, después de que BP solicitase acogerse a la norma comunitaria que confiere indulgencia total al primer operador que revele un caso de este tipo. Las cinco compañías participantes en el cartel se repartieron entre 1991 y 2002 cuotas de mercado, volúmenes de ventas y clientes, compartieron información para controlar sus acuerdos y pactaron las variaciones de los precios de los betunes. Según la CE, los representantes de las empresas se reunían en hoteles o en las sedes de las compañías para renovar sus acuerdos dentro de la llamada "mesa del asfalto". Cada año, elaboraban un "voluminoso documento" en el que se reflejaban los términos del pacto, y al que se daba el nombre clave de "Petete" o "PTT", como el conocido programa infantil. El mercado de los betunes en España durante 2001, el último año completo en el que el cartel estuvo en funcionamiento, tuvo un valor total de aproximadamente 286 millones de euros, según la CE. El Ejecutivo comunitario recuerda además que cualquier persona o empresa que se haya visto afectada por este cartel puede llevar el caso ante los tribunales y buscar una compensación aportando la decisión de la CE como prueba del comportamiento ilegal de las petroleras.