La Comisión Europea cree que la indemnización que tendrá que pagar a Schneider por vetar ilegalmente su fusión con Legrand será inferior a lo solicitado por la compañía -1.700 millones de euros-, dado que el Tribunal de Primera Instancia de la UE ha rechazado la mayoría de argumentos de Schneider. El portavoz de Competencia del Ejecutivo comunitario, Jonathan Todd, ha hecho hincapié en que la Corte ha descartado la existencia de "mala fe" en la decisión de Bruselas. Según la sentencia dictada hoy por el Tribunal con sede en Luxemburgo, la Comisión tendrá que indemnizar parcialmente al grupo galo fabricante de material eléctrico por los daños derivados del bloqueo de su fusión con la empresa también francesa Legrand.