La Comisión Europea tiene de plazo hasta el próximo 6 de agosto para evaluar los efectos que tendrá sobre la competencia en Europa la venta a E.ON de Viesgo, la filial española de Enel, y de otros activos de Endesa en Europa. El ejecutivo comunitario ya ha recibido una notificación formal de la operación, que forma parte del acuerdo alcanzado por Enel y Acciona con E.ON y que permitió la retirada del grupo alemán de la puja por Endesa. Al trasladar a Bruselas el análisis de la venta, las empresas hacen constar que ésta tiene dimensión comunitaria y reconocen la competencia exclusiva de la Comisión Europea para aprobarla, vetarla o condicionarla.