La Comisión Europea dio hoy luz verde a la compra del fabricante italiano de cosechadoras Laverda por parte de las empresas de maquinaria agrícola AGCO de Alemania y ARGO de Italia tras constatar que la operación no tendrá un impacto negativo sobre la competencia en el espacio económico europeo ni en ninguna parte sustancial del mismo. El expediente, que se notificó a Bruselas el pasado 9 de agosto, fue analizado por el Ejecutivo comunitario a través del procedimiento simplificado que se aplica a los casos menos problemáticos.