La Comisión Europea anunció hoy el cierre de la investigación abierta a MasterCard por supuestas prácticas anticompetitivas, después de que la compañía adoptara un nuevo sistema de comisiones que supone una reducción significativa del coste de los pagos con tarjeta en operaciones transfronterizas. En un comunicado, la responsable europea de Competencia, Neelie Kroes, confirmó que, a la vista de la información disponible, "no hay necesidad de continuar" con el expediente contra MasterCard. Bruselas concluyó a finales de 2007 que la comisión de intercambio -la que pagan por cada operación los bancos propietarios del terminal instalado en los comercios a los emisores de las tarjetas- en las operaciones con MasterCard y Maestro son excesivas y dio a MasterCard seis meses para reducirla, so pena de una multa diaria del 3,5 por ciento de su facturación. La citada tasa -que oscilaba entre el 0,4% y el 0,75% del valor de la transacción en las tarjetas de débito Maestro, y entre el 0,80% y el 0,95% para las de crédito MasterCard- se aplica en la práctica totalidad de pagos transfronterizos en Europa y en los domésticos en Bélgica, Irlanda, Italia, República Checa, Letonia, Luxemburgo, Malta y Grecia.