La Comisión Europea autorizó hoy las medidas adoptadas por el Gobierno británico para liquidar las actividades de la entidad hipotecaria Bradford & Bingley no adquiridas por Banco Santander. Bruselas considera que este plan es "adecuado" y "necesario" para garantizar la liquidación ordenada del banco preservando al mismo tiempo la confianza de los acreedores en el sistema financiero y resolviendo una "perturbación grave" para la economía británica.