La Comisión Europea ha autorizado a los Países Bajos a destinar una ayuda estatal de 150 millones a la empresa conjunta formada por E.ON y GDF Suez, para un proyecto de captura y almacenamiento de CO2.
Bruselas cree que esta subvención es conforme a la legislación comunitaria y que los efectos positivos de la medida compensarán las eventuales distorsiones de la competencia.

La empresa en cuestión construirá una fábrica en la zona portuaria de Rotterdam para captar parte del CO2 emitido por la central de carbón de E.ON y llevarlo hacia un yacimiento de gas abandonado situado en el mar del Norte para almacenarlo allí.