La Comisión Europea (CE) autorizó hoy los planes puestos en marcha por las autoridades de Bélgica y Letonia para asistir a empresas afectadas por la crisis económica y la escasez de crédito, según anunció en un comunicado. En el caso belga, el Ejecutivo comunitario dio luz verde al programa del gobierno regional de Flandes que ofrecerá préstamos a bajo interés hasta el 31 de diciembre de 2010. Según Bruselas, el plan cumple con las condiciones comunitarias, pues es "adecuado para remediar las serias distorsiones de toda la economía belga", "limitado en el tiempo" y "se circunscribe a las compañías que no estaban en dificultades el 1 de julio de 2008". "Estoy satisfecha porque esta medida facilita a las compañías afectadas por la crisis crediticia el acceso a préstamos de inversión y capital circulante, y representa una forma efectiva de impulsar la inversión y la recuperación económica sin distorsionar excesivamente la competencia", explicó la comisaria europea Neelie Kroes.