La Comisión Europea aprobó la compra de la empresa sueca Scribona, que distribuye productos informáticos en Suecia, Noruega y Finlandia, por parte de la compañía estadounidense Tech Data, activa en el mismo sector. Bruselas constató que la operación no tendrá un impacto negativo sobre la competencia en el mercado comunitario. El Ejecutivo comunitario examinó los efectos potenciales de la operación en el mercado de la distribución mayorista de productos de tecnología de la información en el espacio económico europeo y, en especial, en los países en los que se solapan las actividades de las partes (Suecia, Finlandia y Noruega).