La Comisión Europea (CE) ha dado hoy el visto bueno a la compra de la canadiense Alcan por parte de la británica Rio Tinto, aunque ambas se dedican a la producción de mineral de hierro. Bruselas ha desacatado qu la operación "no impedirá de manera significativa la competencia efectiva en el Área Económica Europea ni en parte de la misma" y que la superposición de actividades entre ambas compañías "es limitada".