La cámara baja del Parlamento alemán aprobó el viernes una ley que pretende inyectar en la economía 8.500 millones de euros adicionales de estímulo fiscal el año que viene. La ley incluye rebajas de impuestos para las compañías, herederos y familias y hoteles. Eleva el nivel total de estímulo para 2010 a 22.000 millones de euros.  El objetivo es aliviar la crisis económica en Alemania estimulando el crecimiento, dijo Hans Michelbach, diputado del partido gobernante Unión Socialcristiana.