Suez y La Caixa - que controlan el 49,49 por ciento de Agbar- han solicitado autorización a la CNMV para lanzar una opa sobre el 50,21 por ciento de Aguas de Barcelona (Agbar) a un precio de 27,65 euros por acción. El montante de la operación asciende a 2.077 millones de euros. Torreal, controlada por el empresario Juan Abelló, se ha comprometido a vender su paquete del 6,65 por ciento en la compañía.
La primera caja de ahorros española y el grupo francés de servicios ya cuentan con el compromiso "irrevocable" de que la sociedad Torreal, controlada por el empresario Juan Abelló, segundo accionista de la compañía, venderá su paquete del 6,65 por ciento en Agbar y dejará de ser consejero. En abril pasado, La Caixa y Suez ya habían anunciado que lanzarían una OPA para hacerse con la totalidad de Aguas de Barcelona y habían dado un precio: 27 euros por acción. Objetivos El propósito de la opa es adquirir una posición "relevante, de control y estabilidad" en el accionariado de Agbar, compañía en la que Amancio Ortega, propietario de Inditex, controla el 5,01 por ciento, según anunciaron el pasado mes de abril, cuando comunicaron sus intenciones a la CNMV, las entidades ofertantes. La intención de La Caixa y Suez, que pagarán el importe de la operación íntegramente en efectivo, es mantener la cotización de Agbar con un porcentaje del capital de al menos el 30 por ciento. La transacción será financiada con recursos propios de ambos grupos y tendrá un impacto positivo en el beneficio desde el primer año. La oferta ya ha recibido la autorización de la Dirección General de Competencia de la Comisión Europea y, por tanto, no será necesario notificarla a las autoridades españolas de la competencia. Desencadenantes La voluntad de Juan Abelló de desprenderse de su paquete en Agbar de cara a centrarse en otros negocios, y la reorganización de la cartera industrial de La Caixa antes de la salida de Criteria -su 'holding' de participadas- a bolsa han desencadenado esta opa, cuyo plazo de aceptación es de quince días naturales. La Caixa y Suez, que modificaron hace más de un año su pacto empresarial en Hisusa, reconocen en este nuevo acuerdo el carácter de socio industrial del grupo francés en Agbar y se comprometen a no transferir, ni total ni parcialmente, su participación accionarial en Hisusa, "salvo acuerdo previo, expreso y por escrito del otro socio". "En caso de desacuerdo, cualquiera de las partes podrá solicitar la disolución y liquidación de Hisusa", apunta el acuerdo. Agbar obtuvo en 2006 un beneficio neto de 167 millones de euros, un 33,6% menos que el año anterior, debido a la caída de los atípicos, a una tasa fiscal efectiva más elevada y a una mayor atribución de beneficios netos a los socios minoritarios. En la última junta de accionistas de Agbar, celebrada el pasado 29 de junio, el presidente de la compañía, Jordi Mercader, aseguró que esta operación supone "un estímulo para continuar con la estrategia de expansión en el negocio del agua" y concentrarse en esta línea.