El director general de La Caixa, Joan Maria Nin, consideró hoy difícil el control futuro de las limitaciones que establece el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) para las entidades que recurran a esta ayuda en su proceso de fusión. En conversaciones con los periodistas tras la presentación de resultados de 2009, Nin repasó que la Caixa se mantiene al margen de los procesos de integración, y consideró que el FROB afectará a la competencia, aunque el balance general será positivo, porque evitará un escenario de deterioro --de algunas entidades-- que podría llegar a ser muy negativo.