La Caixa se ha propuesto llevar la tecnología más avanzada a sus oficinas de la mano de Telefónica. El objetivo de la caja es optimizar la eficiencia de sus oficinas e incrementar la calidad en la atención a sus clientes, para lo que destinará más de 365 millones de euros en este proyecto.