La caída del PIB en España seguirá moderándose en los próximos meses, lo que hará que las tasas de descenso de la economía del tercer y cuarto trimestre sean "mucho menores" que las registradas entre enero y junio, aunque la recuperación del país será más "moderada" que en otros países del entorno.
Esta es una de las principales conclusiones del último informe elaborado por Citi, del que se desprende también que la caída de la demanda en España está siendo "algo más profunda" de lo que se pensó inicialmente, a pesar de la moderación que registró en el segundo trimestre.

Además, considera que la principal sorpresa de los últimos datos ha sido el consumo de los hogares, que sigue registrando una "significativa contracción", a pesar de que los indicadores disponibles apuntaban a una caída menos severa.

En este sentido, Citi explica que esta variable debería haber estado apoyada por los bajos niveles de inflación que se están registrando en España, así como por algunas medidas del Gobierno y por el descenso de los tipos de interés, especialmente "significativos" para España por el gran número de hipotecas que existen a un tipo variable.

Por este motivo, el informe asegura que la marcada caída en el consumo significa que la tasa de ahorro de los hogares ha continuado creciendo, tendencia que parece que se va a mantener en el futuro y que hará que el consumo no retorne a tasas positivas hasta el 2010.

Sobre la evolución de los precios en España, Citi recuerda que la inflación ha sido menos negativa en agosto gracias a que el efecto base ha sido menos negativo este mes. Además, considera que las últimas subidas de impuestos han impulsado los precios al alza en los últimos meses y cree que sin estos cambios la tasa de inflación habría sido aún más negativa.

Asimismo, el estudio asegura que las presiones desinflacionarias se están extendiendo a toda la economía, por lo que la inflación seguirá siendo "muy débil" en los próximos dos años.