China y Reino Unido; dos países con los niveles de inflación más preocupantes publicarán su IPC de enero en el día de hoy.

El IPC chino (15:00) se espera que registre niveles interanuales de 5.1%-5.3%
(los más altos desde agosto de 2008), lo que supone un incremento desde el 4.6% de diciembre; mientras que el IPC de Reino Unido (10:30) se espera en el rango del 4.1%-4.3% (nivel más alto desde noviembre de 2008). La semana pasada el banco de china subió en 25pb su tasa de interés (tercer incremento desde 2007), lo que ha disparado las especulaciones sobre un posible rebote del IPC siguiendo la caída del pasado mes de diciembre donde cayó al 4.6% desde el 5.1% que marcó en noviembre. Pero considerar que el IPC chino pudiera ser arrastrado por un posible reajuste en la ponderación de los alimentos, que en la actualidad se sitúa en el 34%, también podría empujar a la renta variable. El porcentaje que representa la alimentación en el IPC de EEUU y Reino Unido se sitúa en el 13.7% y 10.8% respectivamente.

La expectación de que una caída por sorpresa del IPC chino (independientemente de un reajuste en su ponderación) pudiera disparar el mercado de acciones se explica con el argumento de que una menor probabilidad de nuevas subidas en los tipos de interés reduciría el riesgo de un aterrizaje forzoso de la economía china. Pero los mercados, más allá de un crecimiento de precios, necesitan una mayor reflexión sobre los préstamos bancarios y las compras de viviendas. Un aspecto que ofrece mayor seguridad es una progresiva apreciación del yuan chino, que ya ha subido un 3.5% desde enero de 2010 hasta el día de hoy. Para Pekín, el ajuste ideal sería lograr una apreciación del 2-3% cada año sin que esto afecte al sector exterior ni doméstico. Esto último se puede lograr a través de políticas monetarias pro-activas, con el fin de contener la inflación actual y la esperada.

El IPC de enero de Reino Unido que se publique mañana, probablemente ofrezca una mayor perspectiva de subida de tipos (actualmente el mercado ya descuenta dos subidas de 0.25pb para este 2011). Las expectativas de los analistas se sitúan en torno al 4.2%, con un rango de 4.0%-4.4%. A pesar de que Mervyn King, miembro del consejo del Banco de Inglaterra, prevé que el IPC podría situarse por encima del 4%, parece dificil que esos niveles puedan impedir una reacción directa en la apreciación de la libra, principalmente frente al yen (sobre todo en estas subidas de tipos que afectan al yen) y frente al euro (arrastrado por la incertidumbre en la sucesión del BCE y por las elecciones del 25 de febrero en Irlanda).

El gráfico del EUR/GBP indica un inminente acercamiento de la actual tendencia de los últimos 7 meses al soporte de los 0.8360, una rotura técnica allanaría el camino a niveles de 0.8050 (mínimos desde octubre de 2008). Una recuperación del GBP/USD por encima de los $1.6120 se mantendría por debajo de los $1.63 alcanzados en noviembre, mientras permanece la resistencia de los 1.6380 de noviembre de 2007 (alcanzada tras el pico del Northern Rock). El soporte comienza en los $1.560, pero el de los últimos meses permanece en $1.5780.