ITV, el canal privado decano de la televisión británica, planea eliminar 600 empleos después de experimentar una caída de un 41% en sus beneficios de 2008 y baraja otros recortes "significativos" para hacer frente a la severa reducción de valor de sus activos.

Tras anunciar hoy mismo pérdidas totales por valor de 2.700 millones de libras el pasado año, ITV ha dado cuenta de medidas de reajuste que adoptará a raíz de varapalos sufridos en departamentos básicos para las cuentas de la compañía, como el de ingresos publicitarios, y entre los que se incluirá el veto al reparto de dividendos entre los accionistas.

Así, sin contar con la pérdida de valor de los activos de emisión y por internet, la cadena dio cuenta de un beneficio de 167 millones de libras, un 41% inferior al obtenido el año anterior, un resultado que justifica la fusión de emergencia que planteó la semana pasada para unirse a Channel 4 y Five.