Extended Stay Hotels, agobiada por una enorme carga de deuda resultante de su propia adquisición en 8.000 millones de dólares, se acogió el lunes a la protección del Capítulo 11 del código de quiebras de Estados Unidos. La declaración de bancarrota de la cadena de hoteles es una de las mayores realizada por una compañía de bienes raíces comerciales, y se produjo en la Corte de Quiebras de Nueva York en la parte baja de Manhattan en momentos en que se intensifica una batalla legal entre los acreedores que poseen deuda resultante de la adquisición por parte de Lightstone Group LLC. Los acreedores incluyen a Bank of America  y su división Merrill Lynch, así como a la división Wachovia de Wells Fargo & Co.. Desde finales del año pasado, los acreedores habían estado negociando con Lightstone una posible reestructuración de la deuda.