La bolsa de Seúl cerró hoy con un leve ascenso del 0,73 por ciento gracias a la demanda en el sector de la construcción y pese a la caída ayer del mercado de Nueva York. El índice Kospi ganó 8,80 puntos (0,73 por ciento) en su primera subida en tres días y concluyó la sesión en las 1.206,26 unidades. Salvo para las telecomunicaciones y la electrónica, que cayeron en torno al 1 por ciento, el resto de los sectores avanzaron terreno, liderados por las constructoras (3,30 por ciento) y el transporte (1,7 por ciento).