El PSI-20 cierra con una caída del 1% a 7.997,33 puntos lastrado por la decisión de la agencia Fitch de rebajar el rating de deuda soberana de Portugal a 'AA-' y advertir de que podría reducir algún escalón más a menos que el Gobierno dé un giro a su política fiscal. Los bancos son los más castigados: BES -1,9% y BPI -1%. "El índice no cayó más porque las noticias ya estaban descontadas y perdió mucha fuerza al comienzo del año", dijo un operador. Portucel es una de las pocas acciones que termina en positivo, al sumar un 1,4%. BPI fija el soporte del índice lisboeta en 7.997 y la resistencia en 8.182.