Después de más de un día suspendido de cotización, Vueling ha regresado al parqué copn un desplome del 10 por ciento que coloca sus títulos en los 9,90 euros. Es la reacción del mercado al anuncio por parte de la aerolínea de que prevé unas pérdidas brutas de explotación de 10 millones de euros en este ejercicio, en lo que supone la segunda revisión a la baja de su estimación de beneficios en 2007.
Vueling ha reconocido que el mejor horizonte calcula un "ebitdar" (resultado antes de intereses, impuestos, amortizaciones y alquiler de flota) positivo al cierre de 2007, "si bien no puede descartar" un resultado bruto de explotación -"ebitda" negativo de hasta 10 millones de euros "en el peor escenario manejado". La nueva previsión, que también se atribuye a "desviaciones" en los costes -si bien éstas son menos significativas que las de ingresos- apunta a la baja respecto a la realizada el pasado 3 de agosto, cuando se barajó un ebitdar de entre 23 y 42 millones de euros a 31 de diciembre de 2007. Cancelará un crédito fiscal Vueling, de acuerdo con sus auditores, KPMG, también ha acordado proceder a la cancelación del crédito fiscal por bases imponibles negativas que tenía registrado desde el pasado 30 de junio en sus estados financieros. Las principales variaciones que se producen en los estados financieros por esta decisión son una reducción del epígrafe deudores de 21,85 millones de euros, un incremento de las pérdidas a 30 de junio de 2007 de 11,33 millones de euros y una reducción del ingreso por el Impuesto sobre Beneficios de 10,52 millones de euros. Todo ello, según ha detallado Vueling a la CNMV, influye en un aumento de los números rojos del primer semestre de 2007 y en una disminución de los fondos propios de 21,85 millones de euros.