La base monetaria japonesa se ha expandido un 0,7% en septiembre en términos interanuales, la segunda subida mensual consecutiva, y ha alcanzado los 87,572 billones de yenes (761.500 millones de dólares). De esta forma, la tendencia alcista iniciada en agosto se consolida, tras 17 meses seguidos de caídas. Según recoge la agencia local Kyodo, los depósitos ordinarios, o fondos a disposición permanente en las instituciones financieras, han bajado en este mes un 5,8%, hasta los 8,28 billones de yenes (unos 72.000 millones de dólares).