La renta variable española amanece a la baja. Con el cierre dispar en Wall Street y el recorte del Nikkei japonés como sumandos, el resultado es una suerte de incertidumbre que lo inunda todo en la apertura de la bolsa española y que lleva a los inversores a las ventas. El Ibex 35 cede un 0,37 por ciento y se coloca en los 13.674 puntos con los inversores pendientes de los buenos resultados de REE, pero sobre todo de la ampliación de capital propuesta por el británico RBS con un descuento del 46% desde el cierre de la última sesión. El resto de plazas del viejo continente despiertan también en negativo, mientras en el mercado de divisas, el cambio euro-dólar se coloca en las 1,585 unidades. Entre tanto, el mercado contempla con preocupación las cotas máximas del crudo, al pagarse el futuro del barril de petróleo ligero estadounidense a 116,38 dólares.
Una vez en niveles más cómodos –tras el recorte de la última sesión- los inversores no se lo piensan dos veces a la hora de seguir con la recogida de beneficios, pese a que “observan” muy de cerca lo que ocurre, por ver si sale el sol o, al menos, si se ocultan algunos nubarrones. Nubarrones como los dejados por los malos resultados de Bank of América, que supusieron un jarro de agua fría para los inversores. Así, con actitud vigilante y con mucha cautela, los inversores toman posiciones de forma discreta y se fijan en las cuentas mejores de lo esperado de REE. Cuentas de REE Las acciones de Red Eléctrica de España (REE) reaccionan con recortes del 1,13 por ciento en los primeros compases de la jornada, a pesar de anunciar que ha ganado 81,1 millones de euros en el primer trimestre. Esto significa un crecimiento del 15,7 por ciento con respecto al logrado en el mismo periodo del año anterior. Más de un 1 por ciento ceden también compañías como Inditex, Ibedrola, Acciona e Iberia. La aerolínea se ve castigada – al igual que todo el sector en Europa- por la ruptura de negociaciones entre Air France y Alitalia. Se deja la compañía un 1,87 por ciento, después de sufrir además un recorte de precio objetivo por parte de Morgan Stanley desde 1,14 hasta 1 euro por título. Con números rojos, aunque más moderados, se mueve Sacyr Vallehermoso (-0,4 por ciento) en un día en el que su filial concesionaria de autopistas Itínere es noticia, porque fijará mañana el precio máximo que deberán pagar por sus títulos los inversores minoristas que acudan a su oferta pública de venta (opv) y a su oferta pública de suscripción (ops). Mediante ambas operaciones, Itínere colocará el próximo 30 de abril, el 32,2 por ciento de su capital. El precio no vinculante de venta de sus títulos se ha establecido entre 4,14 y 5,10 euros. Mientras, Acerinox, que publica resultados al cierre de la jornada, baja un 0,69 por ciento, después de que Citigroup haya rebajado su recomendación sobre la acerera a vender desde mantener. Entre los pesos pesados, atención a la operadora Telefónica, que celebra Junta de Accionistas y baja un 0,32 por ciento, mientras que el Santander recorta un 0,15 por ciento y el BBVA un 0,35 por ciento. El resto de bancos medianos: Popular Banesto, Sabadell y Bankinter se mueven con descensos que van del 0,15 al 0,6 por ciento de máximo. Pocas compañías al alza Entre las escasas compañías que logran escapar de los números rojos en el apertura se colocan dos constructoras: ACS y Ferrovial. La primera suma un 0,13 por ciento en el día en el que se publica que la empresa que preside Florentino Pérez se encuentra en la fase final de acuerdos para convertirse en el socio industrial de Citic Construction, filial de una de las mayores corporaciones industriales y financieras de China. Por su parte, Ferrovial avanza un 0,58 pro ciento, tras publicarse que su filial, el operador de aeropuertos BAA no pagará impuesto sobre sociedades en al menos dos años, lo que supondrá que la Hacienda británica dejará de embolsarse 1 millón de libras. De este grupo de “elegidos” es Gamesa quien lidera las alzas, al repuntar un 0,9 por ciento.