Las entidades han elevado un 7,9% en lo que va de año las comisiones que cobran a sus clientes por las tarjetas de débito, hasta situar su importe en 16,66 euros anuales, y un 6,56% lo que cobran por las de crédito, hasta los 33,3 euros al año, según datos del Banco de España. El incremento de las comisiones es todavía mayor si se compara con las de septiembre del pasado año, cuando los clientes pagaban 14,57 euros por tener sus tarjetas de débito y 30,48 euros por las de crédito, lo que supone un crecimiento interanual (septiembre de 2009 sobre el mismo mes de 2008) del 14,34% y del 9,25%, respectivamente.