El consejero delegado de Deutsche Bank, Josef Ackermann, dijo el martes que la banca de inversión sigue siendo uno de los negocios centrales para el banco y que su división de banca corporativa se centrará en la reestructuración y en operaciones de fusiones y adquisiciones, en tanto que el grupo hace frente a un difícil 2009. Por otra parte, el presidente del consejo de vigilancia, Clemens Boersig, dijo que podría mantener su puesto en el órgano y que no pretende sustituir a Ackermann como consejero delegado.