El Ibex 35 pierde un 0,93% hasta los 11.460 puntos a media sesión, arrastrado por todos los blue chips y, en particular, por el sector bancario. El beneficio de HSBC y Fortis cayó más de un 29% y un 49%, respectivamente y Morgan Stanley ha recortado su recomendación a prácticamente todo el sector español. Así, el BBVA lidera las caídas del selectivo y cede un 2,21%, después de que el banco de inversión estadounidense recortara en más de un 22% su precio objetivo. Como telón de fondo, el mal dato de paro -que registró en julio la mayor subida en doce años- y la confianza del consumidor que registró un nuevo mínimo histórico. Además, los precios a la producción industrial de la eurozona –que subieron un 0,9% en junio- echaron más leña al fuego, en la semana en la que el Banco Central Europea decidirá qué hacer con los tipos de interés –actualmente en el 4,25%-. El resto de Europa camina con caídas, salvo Londres; mientras el euro-dólar se cambia por 1,5582 unidades y el crudo brent cotiza en los 125 dólares/barril.
Escaso volumen de negocio, pocos inversores operando y escasas ganas de tomar posiciones. Los ánimos continúan fríos y los datos publicados hasta la fecha tampoco sirven de bálsamo. Más bien, todo lo contrario. Al mal dato de paro –que subió en julio en 36.492 personas, el mayor repunte en doce años-, se suma el nuevo desplome de la confianza consumidora, que cayó hasta los 46,3 puntos -el nivel más bajo desde la elaboración de la serie, según el ICO-. Además, los inversores miran de reojo el nuevo repunte en los precios de producción industrial en la zona euro –subió un 8% en julio en términos interanuales-. Un dato que incide directamente en la inflación en una semana crucial. El Banco Central Europeo decidirá el jueves qué hacer en materia de tipos de interés, aunque el consenso del mercado augura que mantendrá las tasas en el actual 4,25%. La Reserva Federal de EEUU hará lo propio un par de días antes. Con todo el Ibex 35 cede un 0,93% hasta los 11.460 puntos. Gráfico Ibex 35