Arrancando por JP Morgan, la entidad registró en el tercer trimestre un beneficio neto de 5.710 millones de dólares, o 1,40 dólares pro acción, lo que supone un 34% más que en el mismo periodo de 2011. Además, obtuvo unos ingresos de 25.150 millones de dólares, un 6% que hace un año. En ambos casos, las cifras han superado las expectativas del mercado y han llevado a Wall Street al rebote. 

El presidente y consejero delegado de la entidad, Jamie Dimon, ha mostrado su satisfacción con los "fuertes resultados" de JP Morgan y "lo más importante" expresó la confianza del banco en que "la crisis del mercado de la vivienda "haya dado la vuelta a la esquina".

Dimon destacó que el banco ha reforzado la fortaleza de su balance y ha cerrado el tercer trimestre con una ratio de capital común en el 8,4%, frente al 7,9% del trimstre precedente.

Las inversiones fallidas en derivados protagonizadas por Bruno Iksil, uno de los operadores e JP Morgan Chase, conocido en los mercados por el sobrenombre de 'Ballena de Londres' por el volumen de sus operaciones, causó un impacto negativo de 4.400 millones de dólares (3.410 millones de euros) a la entidad en el segundo trimestre, lo que provocó una caída del 8,6% del beneficio neto de la entidad en ese periodo.


Wells Fargo
El banco estadounidense Wells Fargo obtuvo un beneficio neto de 4.937 millones de dólares (3.827 millones de euros), lo que representa una mejora del 22% respecto al mismo periodo de 2011, informó el mayor prestamista hipotecario de EEUU.

La cifra de negocio de la entidad alcanzó los 21.213 millones de dólares (16.445 millones de euros), un 8% más que en el mismo periodo del año anterior.

De este modo, en los nueve primeros meses del ejercicio WellsFargo obtuvo un beneficio neto de 13.807 millones de dólares (10.703 millones de euros), un 17% más, mientras que su cifra de negocio aumentó un 6%, hasta 64.138 millones de dólares (49.720 millones de euros).