La balanza comercial de la industria automovilística española cerró los ocho primeros meses del año con un superávit de 663,7 millones de euros, después de cerrar también julio con saldo positivo, tras cinco ejercicios consecutivos de déficit, según datos del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio.