Los temores sobre la economía mundial, el descenso del precio del petróleo y los disturbios en China han pasado factura al apetito por el riesgo, impulsando al dólar y al yen hoy en Europa. No obstante, las principales divisas siguieron sujetas a un rango durante buena parte de la sesión dado que los inversores son reacios a adoptar posiciones largas antes de la cumbre del G8 en Italia y el comienzo de la temporada de resultados que comienzan esta tarde.