El presidente de la patronal de promotores inmobiliarios (APCE), Guillermo Chicote, ha entonado hoy el 'mea culpa' y ha reconocido que el sector "perdió el rumbo" en los últimos años construyendo un volumen de viviendas por encima de las necesidades de la demanda y ahora "lo están pagando" en forma de una "crisis profunda". "Somos los principales culpables", ha asegurado Chicote en declaraciones a Punto Radio. Achaca a los bajos tipos de interés, la existencia de proyectos interesantes y la disposición de compradores e inversores en el mercado, la gran actividad desplegada por el sector en los últimos años.