La ampliación de capital de Iberdrola de 1.250 millones de euros constata las dificultades en la ejecución de su plan de desinversiones de 2.500 millones, señala Banesto. Añade que la ampliación de capital servirá para fortalecer su balance y mantener su calificación crediticia, aunque cree que las acciones podrían caer entre un 4% y un 8% debido al impacto dilutivo de la ampliación. Su calificación es sobreponderar y sitúa el precio objetivo en 8,46 euros.