La Agencia Internacional de la Energía (AIE) revisó hoy fuertemente a la baja sus previsiones sobre la demanda mundial de petróleo en el último trimestre de este año y en 2008 por efecto del tirón del barril de crudo, pese a lo cual el mercado seguirá tenso, con posibles efectos sobre la economía. A medio plazo, el crecimiento del consumo ante la fuerte demanda latente de los países en desarrollo seguirá poniendo presión sobre las capacidades de los productores de petróleo.
Esta tendencia no la podrá corregir tanto un barril de petróleo que llegara al listón simbólico de los 100 dólares, como medidas de eficiencia energética de consumidores y gobiernos, advirtió la AIE. En su informe mensual sobre el mercado petrolero, la agencia redujo en medio millón de barriles diarios sus previsiones de la demanda mundial para el cuarto trimestre de 2007, que quedó en 87,1 millón de barriles, con lo que la corrección para el conjunto del año será de 110.000 barriles diarios, mientras el próximo año será un 2,3% superior a la de este año.