Un barómetro clave de la actividad empresarial en Estados Unidos mostró en noviembre un ascenso pronunciado, en parte, gracias a la mayor producción industrial, aunque las cifras sobre las ventas y el consumo permanecieron débiles.  Según un informe del Banco de la Reserva Federal de Chicago, el Índice de Actividad Nacional, o NAI por sus siglas en inglés, ascendió a -0,32 en noviembre, frente a la lectura de -1,02 de octubre.


El promedio variable de tres meses aumentó de -0,87 en octubre a -0,77 en noviembre.

El índice es un compendio de cifras económicas.

El promedio variable aún se ubica por debajo de su tope del año, registrado en septiembre, mes en el que superó los -0,70, nivel que ha coincidido estrechamente con el fin de cada recesión, como ha sido determinado posteriormente por la Oficina Nacional de Investigaciones Económicas de Estados Unidos, o NBER por sus siglas en inglés, durante las últimas cuatro crisis económicas.

El banco agregó que el índice se benefició del aumento en la producción industrial, que subió de -0,09 en octubre a 0,3% en noviembre. Sin embargo, la categoría del empleo permaneció débil pese a las mejoras en el segmento laboral.

El banco agregó que los indicadores del consumo y la vivienda mostraron pocos cambios, mientras que los indicadores de las ventas descendieron de -0,02 a -0,07.

El índice fue calculado con cifras económicas existentes y estimadas al 17 de diciembre.

La Fed de Chicago señaló que 36 de sus 85 indicadores en el NAI realizaron contribuciones positivas en noviembre.

El índice de octubre fue revisado de -1,08 a -1,02 para reflejar la diferencia entre las estimaciones y las cifras reales en el sondeo previo.