La multinacional alimentaria Kraft Foods y Nueva Rumasa han firmado el contrato para la adquisición por parte del grupo de la familia Ruiz Mateos de la planta de Mahón (Menorca) y las marcas de queso fundido Tranchettes, Santé y Quesilettes, informaron hoy ambas compañías en un comunicado conjunto. De acuerdo con este contrato, suscrito tras los procesos habituales de auditoría legal y financiera, la transferencia efectiva de la propiedad de la planta y las marcas se producirá el próximo 30 de junio.