Jerome Kerviel, famoso por haber hecho perder 4.900 millones de euros a Societe Generale en operaciones de mercado, dice que su profesión era adictiva y advierte que las propuestas para restringir los bonus no acabarán con las apuestas de riesgo. “Es un trabajo que te vuelve un poco loco, un adicto”, dijo en una entrevista el francés de 32 años. “Te empuja a tomar riesgos”.