Kaiku prevé cerrar 2009 con unas ventas de 300 millones de euros, lo que supone un incremento del 22% respecto a la facturación del pasado ejercicio, según informó hoy el presidente y consejero delegado de la compañía, Eduardo Urrutia. Durante su participación en un almuerzo organizado en Bilbao por el Club Financiero, Urrutia aseguró que la facturación prevista procederá, principalmente, de su afianzamiento en Cataluña, la "destacada" posición lograda en el Levante gracias a Mercadona y el "importante" crecimiento en Chile, donde ya en 2008 el alza fue del 60%. Además, afirmó que la compañía tiene prevista una posible inversión en el extranjero, aunque eludió precisar el destino de la futura instalación, a la espera de que el consejo de administración de la empresa dé su aprobación.