El presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, ha expresado hoy su "absoluta" oposición a que Grecia, Irlanda o Portugal dejen el euro.
Juncker no es partidario de que estos países dejen de formar parte de la Unión Europea para poder devaluar su moneda y salir así de la crisis y ha alertado de que esta solución "aumentaría los problemas" para toda Europa y crearía "riesgos considerables" para la economía mundial.

"Estoy absolutamente opuesto a la idea de que se obligue a uno o dos Estados miembros a abandonar la zona euro. Ello no resolverá ningún problema, aumentará los problemas para los países afectados, para la zona monetaria en su conjunto y, más allá, comportará riesgos considerables", ha dicho Juncker en una comparecencia ante el pleno de la Eurocámara.

El presidente del Eurogrupo culpa a la caída de Lehman Brothers de los problemas de Grecia, Irlanda o Portugal, no a que formen parte de la eurozona. "Los parados griegos o los trabajadores irlandeses los que provocaron la caída de Lehman Brothers", ha insistido.